Cómo arreglar el mecanismo de una cisterna que pierde agua

Cada vez que tiramos la cadena del inodoro se consumen entre 12 y 15 litros de agua. Si multiplicamos este consumo por la cantidad de veces que usamos el baño en un día, fácilmente comprobaremos que es uno de los elementos de la instalación sanitaria que gasta más agua. Si a esto le sumamos la cantidad de agua que se pierde en un día cuando la cisterna del inodoro tiene una fuga, nos daremos cuenta de que son muchos los euros que se van por el desagüe. Para ayudarte a reducir estos costes y darle un respiro a tus finanzas, a continuación vamos a explicarte paso a paso cómo puedes reparar tú mismo el mecanismo de la cisterna. Pero recuerda que cuando las averías son muy complejas, lo más acertado es confiar el trabajo a un profesional, para asegurarte del buen resultado y durabilidad del arreglo.

¿Cómo arreglar el mecanismo de una cisterna que pierde agua?

Para que puedas entender sin dificultad cómo arreglar el mecanismo de una cisterna que pierde agua, lo primero es familiarizarte con las partes básicas que la conforman como ya lo hicieron poceros Torrevieja o desatascos Cartagena. Puede haber algunas diferencias, según el modelo, por lo que si tienes alguna duda o no estás seguro de identificar correctamente las piezas, nuestra recomendación es que llames a un fontanero, y no te arriesgues a averiar el sistema o perder los repuestos por un mal manejo o inadecuada instalación.

¿Qué partes forman la cisterna?

Lo primero que debes hacer antes de iniciar la reparación de una avería en la cisterna o cualquier otro elemento de la instalación sanitaria, es cerrar la llave general de paso de agua.

Una vez interrumpido el suministro, puedes poner manos a la obra. Levanta la tapa de porcelana de la cisterna para poder visualizar las partes que la conforman. Si tu inodoro tiene los botones de vaciado en la tapa, debes manipularla con cuidado, procediendo primero a desenroscar estas piezas, para evitar que se dañen o rompan. Cuando los hayas sacado puedes levantar la tapa, asegurándote de colocarla en un lugar donde no haya riesgo de que se caiga o que alguien tropiece con ella y la quiebre.

Dentro de la cisterna verás dos tubos o columnas. La que está ubicada en el centro tiene un diámetro mucho mayor y en su parte superior podrás observar el pulsador de vaciado (o pulsadores, si es que tienes una cisterna de doble vaciado). Esta columna es la que se encarga de recibir el agua de la toma de la pared, además de ser la que activa todo el mecanismo interno responsable de que el agua llegue a la taza del váter y se vacíe cuando tiras la cadena.

La segunda columna está situada en uno de los laterales de la cisterna y su función es evitar que el agua se desborde. Para ello cuenta con una pequeña boya que regula el nivel del agua.

Ambas columnas están unidas por una tubería de plástico, que se encuentra en la parte inferior de la cisterna y se conecta, además, con la taza del inodoro.

Tipos de averías del mecanismo de la cisterna

Goteo dentro del inodoro

Seguramente alguna vez has notado que el agua gotea dentro del inodoro, aunque no hayas tirado de la cadena. Es un hilo de agua que cae de manera continua desde la parte superior de la taza hacia abajo. Es un problema muy común y generalmente se debe a que la goma que bloquea el tanque de la cisterna está desgastada y no ajusta bien. Esta goma funciona como una válvula selladora, pero cuando está vencida deja que el agua se cuele y pase a la taza. Arreglar este desperfecto es bastante simple, pues lo único que deberás hacer es cambiar la goma. Para asegurarte de que la pieza de recambio coincida con la de tu modelo de cisterna, lo ideal es que retires la goma y la lleves a la ferretería, para poder comprar una igual.

Pérdida cuando se descarga

Otro problema habitual es que la cisterna no logre llenarse completamente, pese a que hayas pulsado el botón de vaciado, por lo que el agua sigue saliendo sin alcanzar nunca la cota del tanque. Esto puede ocurrir porque el sistema no está encajando en la forma debida y por lo tanto el agua se escurre. Al igual que en el caso anterior, la solución consiste en cambiar la goma.

Mala regulación de la boya

Tal como mencionamos anteriormente, dentro de la cisterna hay una boya, cuya función es regular el nivel del agua y evitar el desborde. Si por cualquier motivo esta boya estuviese mal calibrada, no se detendría el sistema de llenado del tanque, por lo que el agua puede llegar a superar su capacidad e incluso rebosarse. Generalmente no se llega a estos niveles, pero sí que hay un hilillo de agua que cae de manera constante y supone un gasto de agua considerable. En este caso la solución pasa por ajustar la altura del flotante. Es tan simple como torcer un poco la varilla que lo sujeta, colocándola un poco más baja.

Como ves, es muy fácil solucionar estas simples averías, pues ni siquiera necesitarás de herramientas o equipos sofisticados. Sin embargo, si persiste el problema de la pérdida de agua en la cisterna, puede deberse a otro tipo de fallas, para los cuales necesitarás de la experticia y conocimientos de un fontanero profesional. En ocasiones puede ser necesario cambiar todo el mecanismo, y aunque pudiera parecer un trabajo sencillo, debes asegurarte de que el sistema sea el adecuado para el modelo de inodoro que tengas instalado en casa, y puede ser necesario utilizar alguna llave o herramienta específica para poder desmontarlo.

Generalmente los fabricantes de recambios incluyen instrucciones claras, y hasta con dibujos o imágenes, que te facilitarán la tarea, pues solo tendrás que seguir el paso a paso para lograr cambiar las piezas.