Cómo ahorrar agua en el baño y la cocina

El 70% de nuestro planeta está cubierto por agua, por eso tendemos a olvidarnos que es un recurso valioso y escaso. En muchos países, e incluso en algunas zonas de España, la falta de agua es un serio problema. Por eso es de suma importancia tomar conciencia sobre el uso que le damos, y contribuir a su preservación y buen manejo.

Con simples acciones cotidianas podemos desde casa contribuir al aprovechamiento del agua, evitando su desperdicio. Además, con estos pequeños gestos veremos una diferencia notable en nuestras facturas de consumo. Visita este articulo para mas informacion.

¿Para qué ahorrar agua?

El agua es fuente de vida y como tal es necesario preservarla. Estamos tan acostumbrados a disponer de ella, que nos resulta difícil imaginarnos todo el trabajo e inversiones que supone llevarla hasta el grifo de nuestros hogares. Pero si no cuidamos los recursos naturales nos exponemos a serios problemas de desabastecimiento, pues en muchas poblaciones los embalses han mermado sus cotas de manera alarmante.

Asimismo, es prioritario fomentar en los más chicos de casa una clara conciencia de la importancia del ahorro del agua. De esta manera les estaremos asegurando un futuro sustentable.

La carencia de agua no solo limita nuestras condiciones de vida, sino que pone en riesgo las complejas relaciones del ecosistema, afectando también la disponibilidad de alimentos, por su impacto en la vida animal y vegetal. Somos responsables de cuidar la naturaleza y reducir nuestro impacto en la Tierra, y el primer paso consiste en hacer un uso racional de sus recursos.

¿Cómo ahorrar agua en el baño y en la cocina?

Tal como adelantaban los fontaneros baratos hace un par de líneas, las medidas de ahorro de agua no suponen un gran sacrificio. Se trata de sencillas pautas de consumo que, aunque nos cueste creerlo, tienen un gran efecto en el gasto de agua. ¿Y quien mejor que un fontanero experto para aconsejarnos sobre el buen uso del agua? Ellos, como expertos en la materia, nos pueden ofrecer orientaciones precisas para reducir litro a litro el consumo de agua en casa.

Por ejemplo, ¿sabías que cada vez que te das un baño en la tina gastas entre 150 y 250 litros de agua? Es una barbaridad, ¿cierto? Por eso, los especialistas recomiendan sustituir la bañera por una ducha. Pero tampoco se trata de pasarte 20 minutos bajo la regadera, pues en ese caso no conseguirías ningún ahorro. Lo ideal es tomar duchas de unos 5 minutos de duración, y dejar la bañera para momentos de relax una vez al mes o a la semana. Debes tener en cuenta que el consumo de agua en las duchas y baños representa el 12% del consumo total de agua de una casa.

Por otra parte, hay viejos hábitos que debemos modificar si queremos hacer un uso más eficiente. Por ejemplo, es común dejar el agua correr mientras nos enjabonamos. Pero cada minuto que la regadera está abierta se gastan entre 8 y 15 litros de agua. A lo largo de un año esto puede significar unos 10 mil litros de agua desperdiciada. Esta misma recomendación aplica cuando te lavas los dientes o te afeitas. Cada minuto que el grifo esté abierto se van por el desagüe unos 12 litros de agua. No necesitas dejar el chorro abierto y con solo cerrar la llave tendrás un ahorro significativo.

Asimismo, si no tenemos cuidado con los desechos que vertemos en el retrete, podemos causar un atasco que, además de las molestias, genere una inundación y el respectivo desperdicio de agua. Y una tubería en mal estado o con fugas, representa un gasto constante del vital líquido, que gota a gota se transforma en muchos litros malgastados.

También en la cocina debemos estar atentos y seguir algunas normas que nos permitirán reducir nuestro consumo. Así, cuando debas descongelar un alimento, no lo coloques debajo del grifo de agua para acelerar el proceso. Aparte de que puedes afectar las condiciones de salubridad del producto, estás realizando un cuantioso gasto de agua. Lo ideal es dejar que los alimentos se descongelen dentro de la nevera, poco a poco. Si estás apurado, utiliza la función de descongelado de tu horno microondas, aunque en este caso también estarías consumiendo energía eléctrica.

Las lavadoras y lavavajillas son electrodomésticos que requieren un elevado consumo de agua. Cada vez que pones el lavavajillas gastas entre 6,5 y 18 litros de agua, dependiendo del ciclo de lavado y el modelo de tu equipo. La lavadora, por otra parte, puede llevarse entre 42 y 62 litros en cada colada. En estos casos, la mejor manera de reducir el consumo es utilizando cargas completas.

Igualmente es necesario revisar todas nuestras instalaciones de agua y asegurarnos de su óptimo funcionamiento. Un grifo que gotea puede gastar hasta 30 litros  de agua en un día. Si convertimos esa cifra en dinero, implicaría un aumento de más del 5% en tu factura anual de agua. Además, con esa cantidad de agua puedes llenar unas cinco veces la cisterna del baño.

Además de cambiar algunos hábitos, también podemos aprovechar las innovaciones tecnológicas e instalar en nuestras casas dispositivos que nos permitan ahorrar agua. Por ejemplo, en los grifos podemos colocar reguladores de caudal o perlizadores de agua. No notaremos mucha diferencia y nos estaremos ahorrando un buen dinero en las facturas. Pero si quieres reducir el consumo sin invertir ni un euro, es tan simple como cerrar un poco la llave de paso general, de esta manera estarás reduciendo la presión y, por ende, el gasto de agua.

La empresa de fontaneria y los amigos de desatascos en cartagena le aconsejan otro equipo que deberías considerar instalar es una cisterna de doble descarga. Su precio es muy similar al de los sanitarios convencionales y podrás reducir entre 3 y 12 litros de agua cada vez que tires de la cadena.

La OMS estima que cada persona gasta aproximadamente unos 100 litros de agua diariamente, considerando tanto la que bebe como la que necesita para su higiene. En España, sin embargo, el consumo promedio por persona casi duplica esta cantidad, pues ronda los 171 litros diarios.